que es la hemoglobinuria
Bien Estar

Causas de la hemoglobinuria

La hemoglobinuria es la proteína pigmentada roja que transporta oxígeno que se encuentra en los glóbulos rojos. Cuando la hemoglobina está presente en la orina, se denomina hemoglobinuria.

Ciertas condiciones y enfermedades pueden provocar la destrucción de los glóbulos rojos dentro del torrente sanguíneo.

A medida que aumenta el nivel de hemoglobina libre, se vuelve detectable en la orina. El análisis de laboratorio se utiliza para confirmar la presencia de hemoglobinuria. Es importante conocer donde hay farmacias con consultorio para acudir lo más pronto posible si tu salud no mejora.

Infección renal

Las infecciones renales son causadas por bacterias que llegan a los riñones. Las bacterias generalmente ascienden desde el área genital a través del tracto urinario hasta los riñones. A veces, la infección se desarrolla a partir de una infección diferente en otra parte del cuerpo.

Las infecciones renales pueden causar sangrado dentro del riñón, lo que resulta en glóbulos rojos y hemoglobina en la orina. Los síntomas generalmente incluyen dolor en el costado, fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos.

Algunas personas también experimentan síntomas similares a una infección de vejiga con una necesidad frecuente y urgente de orinar. La orina puede ser roja o marrón debido a la presencia de hemoglobina o glóbulos rojos.

Tumores renales

Los tumores renales son otra causa de hemoglobinuria. Los tumores pueden ser malignos, como en el adenocarcinoma de células renales, el carcinoma de células de transición o el tumor de Wilm, o pueden ser benignos.

Cualquier tipo de tumor o quiste en el riñón puede dañar los tejidos circundantes y provocar hemoglobinuria. Los síntomas de los tumores renales incluyen:

  • Orina de color rojo
  • Una hinchazón o bulto en la espalda o el abdomen
  • Dolor de espalda o lateral persistente
  • Pérdida de peso
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Síndrome urémico hemolítico

conoce la hemoglobinuria

El síndrome urémico hemolítico, o HUS, es una afección que causa la destrucción de los glóbulos rojos debido a las toxinas formadas en el tracto digestivo. Las toxinas generalmente son el resultado de una infección con la bacteria E. coli de alimentos o bebidas contaminados.

La hemoglobina libre se libera al torrente sanguíneo cuando estas toxinas destruyen los glóbulos rojos. A medida que los riñones filtran la sangre, toda esta hemoglobina derramada se pasa a la orina, produciendo hemoglobinuria.

Este síndrome ocurre con mayor frecuencia en niños, pero puede afectar a personas de cualquier edad. Es la causa más común de insuficiencia renal aguda en niños.

Causas del dolor lumbar y la infección renal

Las infecciones renales generalmente son causadas por bacterias que se han propagado desde otras partes del cuerpo a los riñones.

Comúnmente, estos son sitios más bajos en el sistema urinario. Los síntomas pueden incluir dolor lumbar, fiebre, malestar y, a veces, dolor al orinar.

Las infecciones renales pueden ocurrir en personas sanas, y algunas condiciones de salud ponen a una persona en riesgo de infecciones renales. Sigue leyendo para saber cuáles son las causas más habituales del dolor lumbar y de la infección de orina.

Infecciones de la vejiga

Las infecciones de la vejiga son típicamente de organismos bacterianos como E. coli y son más comunes en mujeres que en hombres debido a la longitud más corta de la uretra.

Cada riñón está conectado a un tubo llamado uréter que está conectado a la vejiga y transmite la orina del riñón a la vejiga.

Una infección en la vejiga puede extenderse a lo largo del uréter y provocar una infección renal.

Infecciones de la próstata

La infección renal también se puede propagar desde otros órganos, como la próstata, un órgano en los hombres responsables de ayudar a controlar el flujo de orina y producir algunos de los componentes del semen.

La infección de la próstata con organismos bacterianos se llama prostatitis bacteriana. La bacteria puede propagarse a los órganos cercanos, como la vejiga y los riñones, causando infección.

Problemas estructurales

Las diferencias o enfermedades estructurales anatómicas también pueden conducir a un mayor riesgo de infecciones renales.

En la afección llamada válvulas uretrales posteriores, la posición anormal de las válvulas en la vejiga y cerca de la uretra obstruye el flujo de orina, lo que hace que refluya hacia los riñones.

La bacteria puede propagarse a los órganos cercanos, como la vejiga y los riñones, causando infección

La condición conlleva un mayor riesgo de infecciones de la vejiga. Una infección de la vejiga junto con el reflujo de orina hacia los riñones aumenta la probabilidad de que se infecten.

También existen muchas otras anomalías anatómicas, como un uréter duplicado, en el que dos uréteres salen de un riñón. Esto también conlleva un riesgo ligeramente mayor de infección.

Sistema inmunitario comprometido

Ciertas condiciones pueden dañar el sistema inmune, responsable de combatir las infecciones, lo que aumenta la probabilidad de desarrollar una infección renal.

Ciertos trastornos metabólicos como la diabetes deterioran el sistema inmunitario y el flujo sanguíneo. La diabetes causa daño renal y aumenta el riesgo de una infección renal.

El uso a largo plazo de corticosteroides como la prednisona también puede disminuir la capacidad del sistema inmune para combatir infecciones, al igual que enfermedades como el SIDA.

Te puede interesar: ¿Qué debes saber de la neumonía?

Deja un comentario